Tarot Amigo
Consultas

La Casa de las Muñecas Embrujadas

munecas embrujadas

Nueva Orleans es conocido por la gran cantidad de fenómenos paranormales que recorren sus calles y sus edificios con encanto. En este caso nos vamos a detener en una casa que aún no es de las más conocidas dentro de las llamadas “Casas Encantadas”, la Casa Beauregard-Keyes.

En el barrio francés de Luisiana se encuentra este edificio construido en 1826 como casa de subasta para Joseph LeCarpentier. Pero en 1866 pasó a ser residencia del general confederado Pierre Gustave Toutant Beauregard y la escritora Frances Parkinson Keyes. De ahí el nombre de la casa.

La familia Beauregard-Keyes estuvo allí hasta la muerte del general, en 1868, aunque su mujer pasó allí todos los inviernos durante 25 años.

Allí fue donde escribió muchos de sus libros, entre los que se encuentran “Dinner at Antoine´s”, “The Chess Players”, “Madame Castel´s Lodger” y “Blue Camelia”

En 1909 la casa fue comprada por la familia Giacona en la cual, durante su estancia en la residencia, tuvo lugar un tiroteo en el jardín de la casa con miembros de la mafia donde fallecieron tres hombres. Estuvieron allí hasta el 1920.

No fue hasta dos décadas más tarde cuando se empezó a hablar de los hechos insólitos que allí estaban ocurriendo. Pero extrañamente no todos los fenómenos que se manifiestan en esa casa tienen que ver con el tiroteo ocurrido hacía unos años antes. Lo que habita en esa casa también es anterior, de la época del general confederado, hecho extraño ya que ni en la casa ni en la zona cercana a ella tuvo lugar ninguna de las batallas de la guerra civil americana.

La casa estuvo también habitada por un conocido ajedrecista a nivel mundial, Paul Munni. Paul se pasaba las noches tocando su piano pero, una de esas noches, la locura apareció en él y corrió desnudo hacia la calle con un hacha en la mano para matar al primero que se le cruzara por delante. Afortunadamente fue reducido y detenido por la policía antes de que ocurriera alguna tragedia.

Actualmente el edificio es un museo. Tiene dos escaleras curvas que da lugar a un pórtico toscano. En el interior del edificio hay una sala de baile, una gran sala de estar, un comedor rectangular con salida al porche. El jardín está amurallado y tiene una fuente en él.

Las Muñecas Embrujadas

 

Está amueblado con muchos de los enseres que pertenecían a la familia Beauregard-Keyes, incluido con un juego de 87 teteras que pertenecía a la Señora Keyes además, dentro del museo, hay una colección de más de doscientas muñecas antiguas que se dicen que están embrujadas.

Según escribe el autor Victor C. Klein sobre esta casa en su libro Fantasmas de New Orleans 1996 “Los hombres con miembros mutilados y rostros quemados se arremolinan en una danza confusa de la muerte” y “Los caballos y las mulas aparecen y son sacrificados por la metralla y los proyectiles de cañón. El olor a ocre de la sangre y la decadencia impregna la atmósfera inquieta”

Testigos de lo insólito narran cómo las ventanas crujen como si la estuviera empujando el viento en los días que reluce el sol y hay calma absoluta, se sienten pisadas en la planta baja del edificio y en todo momento se sienten acompañados, observados e incluso tocados pero, al girar la cabeza, ven que no hay nadie a su alrededor.

Por los alrededores de la vivienda, en el jardín, aparece el olor a pólvora acompañados del sonido de disparos y sombras corriendo alrededor de la fuente de hierro fundido que allí se encuentra.

También se puede escuchar de noche el sonido del piano que tocaba el maestro Munni y como si en la sala de baile pareciera que se estuviera dando una fiesta en ese momento cuando el edificio está vacío.

Fenómenos Paranormales en la casa

Los dueños del museo han informado que una noche después de cerrar empezaron a hacer fotos de la casa y, al revelarlas, se encontraron con algo que no estaba físicamente allí, dos soldados de la guerra civil perfectamente ataviados con su uniforme, de pie al lado de una ventana y mirando hacia fuera. Evidentemente no había nadie allí en ese momento y mucho menos vestidos con el uniforme confederado.

Investigadores que han estado en el edificio narran cómo en sus fotografías han aparecido nieblas fantasmales con forma humanoide, sombras, orbs, algunas de las muñecas que tiene el museo salen en movimiento en imágenes al azar e inclusive han podido ver al general en su alcoba.

Cuentan que no son sólo personas las que se ven en ese edificio, hay entidades animales. Los investigadores hablan de que existe la presencia de un gran gato blanco y de dos perros pequeños que corretean de una habitación a otra de la casa. Mickey, un investigador paranormal, asegura que uno de esos perros es “Lucky” un cócker spaniel propiedad de la señora Keyes que murió de pena justo a los dos día de fallecer ésta en 1970.

Sea lo que habite en la casa lo que sí está claro es que se ha quedado impregnada de la energía de casi todos sus inquilinos sin la necesidad que allí ocurriera tragedia alguna, ya que la aparición de los soldados y los hombres mutilados no tienen ningún tipo de explicación al no haberse librado ninguna batalla por la zona colindante al edificio.

Parece como si esa impregnación fuera de las vivencias que tuvo el general en primera persona. La casa está llena de energía, se ha alimentado de cada uno de sus inquilinos y dan lugar a las diversas manifestaciones que allí se acontecen. Sin duda es un lugar en lo que lo insólito permanece atado en el tiempo.

Toda la información que te interesa, en tu e-mail.Lea nuestra Politica de privacidad.

Subir