Tarot Amigo
Consultas

La relajación con música para su cuerpo y mente

relajacion musica

 

Tenderse de manera tal que una fuente de música se sitúe frente a los pies, con el altavoz al nivel de la planta de los pies y del cuerpo, en el suelo.

Escoger una música que no sea ni pasional ni de contrastes vivos, dramática o grandiosa. La melodía debe ser simple, evolucionar en espiral como en los ragas indios, el canto gregoriano o composiciones musicales ideadas y compuestas para este tipo de ejercicios.

El nivel sonoro depende de la percepción de cada uno, debe sentir que la música invade el cuerpo de los pies a la cabeza. Para ello, el volumen no necesita estar demasiado fuerte.

Estirado, aspirar lenta y profundamente. Luego, manteniendo una respiración calma, amplía, percibir el sonido en la planta de los pies y hacerlo remontar suavemente por todo el cuerpo, concentrando el mismo en las partes que se sientan fatigadas, o tensas, y tomarse el tiempo necesario para relajarlas.

Detenerse sobre sus órganos sexuales, el vientre, los pulmones, respirar la música por cada parte del rostro: boca, nariz, ojos, mejillas, frente, orejas.

Dejarse ir completamente por la música, abolir el espacio-tiempo.

Si la mente comienza a hacer su cine interior, forzar la permanece concentrada en el sonido, en el cuerpo: es posible repetir varias veces el movimiento, pero siempre de los pies a la cabeza. Levantarse cuando lo desee y uno se sienta relajado.

La postura correcta para la meditación

Una espalda recta, una columna vertebral flexible, son condiciones esenciales para una vida sana y una conciencia despejada.

Las vértebras forman un eje a partir del cual todo el cuerpo se mantiene en su lugar, y la importancia de esta zona es fundamental para nuestra salud. Desgraciadamente nos damos cuenta de los malos hábitos adquiridos por la espalda hasta él que es ya demasiado tarde, cuando la edad la ha encorvado y torcido de manera a menudo irremediable.

La meditación activa debe hacer trabajar la espalda, enderezarla, y ayuda a mantener la sana. Ciertas meditaciones, las llamadas pasivas, no hacen caso de la postura de la espalda, lo cual es un grave error.

Sí para la relajación es mejor extender el cuerpo, la meditación se hará siempre con la espalda recta, sentado o en cuclillas.

Las mejores posturas siguen siendo sin discusión las del loto, medio loto, y sus variantes. Todos los médicos que se han interesado en sus efectos han hablado de los beneficios que se podían esperar de ellas en el plano circulatorio y nervioso.

Aquellos que no pueden llegar a realizarlas pueden sentarse en una silla con la espalda bien echada hacia atrás.

Cuando hablamos de la espalda y la columna nos estamos refiriendo también al cuello y a la nuca. Se puede tener la espalda recta y el cuello de una forma incorrecta. Por tanto, es importante que este se mantenga también recto.

La respiración con ritmo

Una vez alcanzada la postura correcta es necesario respirar de una manera adecuada. Pocos terapeutas pueden contradecir el hecho de que la mayoría de nosotros no sabemos respirar.

Respiraciones superficiales, cajas toráxicas y diafragmas bloqueados. Diversos trastornos y estados nerviosos, como la ansiedad, pueden ser combatidos por el arte de respirar con ritmo y armonía.

La respiración es la vida. Su suspensión, la muerte.

Además de la postura justa, digna, recta, una respiración equilibrada, amplia, profunda, es la segunda llave, la segunda enseñanza de la verdadera meditación.

Así pues, es preciso concentrarse en el aire que entra en los pulmones, inspirar cada vez más, pero sin hacer fuerza, tomándose su tiempo ya que no estamos haciendo gimnasia.

Expirar de igual modo, intentando prolongar el movimiento en el abdomen. En efecto, el aire sale por la nariz, pero los pulmones se hace un impulso hacia abajo. Debemos intentar aumentarlo hasta desbloquear lentamente el diafragma.

Poner las dos manos asentadas una sobre la otra, la Palma sobre la piel, a nivel del plexo solar, situado en el hueco en la base del esternón, por encima del estómago.

Seguir con ellas el movimiento de espiración e inspiración. Sí dicho punto, centro radiante de tensiones, es doloroso, masaje hablo con repetidas presiones de la Palma durante la espiración. Aflojar la presión en la inspiración.

Después de cinco minutos, colocar nuevamente las manos sobre los muslos y seguiré el movimiento natural de la respiración tal cual se hace y como se quiera hacerlo durante otros cinco minutos.

Retomar la expiración abdominal. Con la inspiración, relajar el vientre, frotar lo con un movimiento circular de la mano sí se siente tenso o hinchado. Repetir dicho movimiento una decena de veces como mínimo.

Luego, con las dos manos colocadas sobre el vientre, los pulgares apoyados a la altura de los riñones, bajo las costillas, inspirar presionando el vientre hacia el interior, expirar relajándolo. Una decena de veces como mínimo.

Recuperar la respiración normal, cuidando no obstante de su amplitud.

Toda la información que te interesa, en tu e-mail.Lea nuestra Politica de privacidad.

Subir