Tarot Amigo
Consultas

El uso de las piedras con fines benéficos y curativos

piedras-magicas

 

La gemoterapia, o uso de las piedras con fines benéficos y curativos, nos muestra cómo debemos proceder a la limpieza de las piedras y cuarzos que usemos pues así le quitaremos la posible negatividad que presenten. Así le podremos sacar el máximo partido posible.

Existen diferentes maneras para hacerlo, todas bastante sencillas y prácticas. Por un lado, simplemente poniendo la gema debajo del chorro de agua fría (sirve de grifo, pero mejor es de un manantial),  dejando que fluya durante un rato.

Otro método es enterrar la piedra en sal marina durante seis días, y al séptimo, llevarla al mar y lavarla con el agua marina. No hay que olvidar que hay ciertas gemas que no pueden usarse con la sal, como por ejemplo la esmeralda, el lapislázuli, el ámbar, o la selenita, ya que al ser una sal tiene muchas probabilidades de disolverse.

Una vez purificadas las piedras, es importante mantenerlas en un ambiente limpio, bien guardadas en un saquito de fieltro o tela de algodón, y cuando las usemos, intentar quemar a la vez inciensos o velas de olor.

Aunque las piedras en sí mismas posean unas cualidades y características energéticas es recomendable darle al ritual un ambiente que propicie la unión nuestra con el mineral. El uso de los olores ayuda a conseguirlo

Se pueden preguntar si existe un olor más apropiado para una piedra u otra. Sinceramente creo que no puesto que el aroma no interfiere en las propiedades de la piedra si no en nosotros, por lo que deberá ser un olor que nos transmita paz y armonía.

Algunos consideran a las piedras como simples talismanes, que el ser un talismán ya de por si no es poca cosa, pero sus propiedades van más allá.

El proceso de formación de la gema ha sido a lo largo de miles y miles de años en unas circunstancias específicas para cada clase de piedra. Por tanto, las energías que han influido en su formación son diferentes.

En definitiva volvemos a terminar hablando de energías. Es lo que somos, y las piedras también, aunque no sean objetos vivos según nuestros razonamientos científicos.

Toda la información que te interesa, en tu e-mail.Lea nuestra Politica de privacidad.

Subir