Tarot Amigo
Consultas

Beneficios para el cuerpo de la meditación

beneficios meditacion

 

 

La meditación parece producir esencialmente un estado fisiológico de profunda relajación, junto a un estado de estimulación psíquica. El coeficiente metabólico tiene tendencia a bajar, al igual que los ritmos cardiaco y respiratorio.

El modelo de la respuesta fisiológica a la meditación difiere del sueño e hipnosis. El estado fisiológico procurando por la meditación aparece como el opuesto al provocado por la cólera o el miedo. Técnicamente, parece que la meditación suscitar un estado hiper metabólico que es completamente el opuesto al de defensa alerta.

El descenso del coeficiente metabólico, la disminución del consumo de oxígeno y de la producción de gas carbónico, juegan un papel central en la respuesta fisiológica a la meditación.

El porcentaje de lactosa de la sangre disminuye sensiblemente durante la meditación, casi cuatro veces más aprisa que los sujetos que reposan apaciblemente, tendido, en calma y seguridad.

La presencia de lactosa en la sangre está en relación con la ansiedad y tensión, de modo que es verosímil que la de mi cantidad hallada en los individuos en meditación se deba a su estado fisiológico de relajación.

La resistencia de la piel a una débil corriente eléctrica se conoce desde hace tiempo en estrecha relación con la presencia de tensión y ansiedad que en todos los individuos.

Cuanta más tensión y ansiedad hay, más débil es la resistencia de la piel. Durante la meditación, la resistencia de la piel y aumenta, a veces el 400 %.

El ritmo cardiaco tiene tendencia a moderarse. También se han observado algunas modificaciones en la detección del encefalograma. Las más de las veces se advierte un aumento del número de ondas alfa. Nuevo para él la hipnosis, el coeficiente metabólico no cambia.

Durante el sueño, el consumo de oxígeno no decrece apreciablemente sino después de varias horas, y la disminución se debe más bien a una retardación de la respiración que a una modificación del coeficiente metabólico global.

No esta ignorancia todavía es inmensa, a pesar de que la investigación emprendida viene a colmar algunas lagunas. Pero un factor parece tener que ver con el aspecto fundamental de la meditación: es la concentración sobre una sola cosa a la vez. Las señales a las que debe responder nuestro cuerpo son más simples y coherentes en el transcurso de la meditación que en cualquier otra circunstancia.

Estoy en un efecto positivo sobre nuestro cuerpo, que manifiesta una fuerte tendencia a normalizar sus reacciones, a comportarse fisiológicamente de manera más distendida y sana. La tensión se reduce y los indicadores de ansiedad se atenúan, el coeficiente metabólico fisiológico decrece y la conciencia conocer un estado de despertar.

Los ejercicios que siguen, simples, accesibles a todos, fundamenta la idea misma de meditación que ante todo es:

– Una postura justa.

– Una respiración profunda.

– La atención al instante y al cuerpo.

– La purificación de la mente.

– El estar en el mundo.

Pero también se pueden evitar en la mayoría de los gestos que ocupan la vida cotidiana: se trata entonces de una actitud del espíritu, de una concentración sobre cada acto.

Meditar consiste en hacer un examen interior, una reflexión. No obstante, reflexionar es una cosa, y meditar otra: digamos que se podría hablar de presencia atenta. Y en esa misma presencia, un universo se revela poco a poco: el nuestro.

La relajación en silencio

primeros pasos meditacion

 

Tenderse sobre un tapiz o una estera en un cuarto bien aireado. Tomar conciencia de su cuerpo, del suelo. Hacer varias aspiraciones lentas y profundas, impulsadas desde el abdomen.

Luego, en la inmovilidad, concentrarse y sobre los derechos de los pies. Sentirlos. Percibir sus tensiones. Distenderlos. Percibían sus tensiones. Distenderlos.

Respira regularmente, siempre por la nariz.

Actuar de igual modo subiendo a lo largo del cuerpo, sobre todas las partes importantes: pies, pantorrillas, rodillas, muslos, bajo vientre, nalgas, espalda, vientre, caja toráxica, hombros, cuello, cabeza, frente, mejillas, ojos, nunca, brazos, manos, dedos.
Aspirar varias veces lentamente. Dejar flotar el cuerpo. Ser sólo sensación y no pensamiento.

Levantarse. Hacer algunos movimientos de estiramiento. Luego, con las dos manos, trabajar la parte carnosa situada entre el cuello y el hombro: amasarla.

Torcer la cabeza de derecha a izquierda y viceversa: después inclinar la misma todo lo posible hacia adelante, y hacia atrás. Mojarse las manos y la cara con agua fría, lavarse los dientes. No olvide sonreír ante el Espejo.

La sonrisa, producto del bienestar que así logrado, refuerza el efecto positivo de esta pequeña meditación.

Independientemente de los efectos fisiológicos que haya podido obtener en esta sutil meditación, lo más importante que habrá logrado hoy será que ha iniciado un nuevo camino en su interior.

En artículos posteriores iremos profundizando en técnicas de meditación mucho más complejas. En ellas intentaremos alcanzar estados en donde los efectos fisiológicos arriba mencionados se verán reflejados en vuestro cuerpo. Todo ello beneficiará vuestra mente, el conocimiento de vuestro ser, y obtendrá una perspectiva que a día de hoy no tiene sobre el mundo que le rodea.

Toda la información que te interesa, en tu e-mail.Lea nuestra Politica de privacidad.

Subir